Número de páginas óptimo para un catalogo

Un catálogo agrupa y muestra de manera organizada, bajo diferentes parámetros todo lo que en stock, posee una tienda para la venta. Se trata de un soporte impreso o digital con el que cada departamento comercial ordena el género del que dispone y lo pone al alcance de la clientela, para que el, cómodamente lo examine desde donde se encuentre y que pueda así detallarlo y meditar sobre su adquisición, y saber a ciencia cierta si en verdad es el producto que requiere.

Los catálogos en cualquiera de sus versiones, ponen a tu cliente en conocimiento de todos los detalles que necesita saber, porque describen y explican desde la materia prima, aporta datos de como están técnicamente elaborados y cuales son las funciones que cada uno de ellos puede desarrollar, añadiendo referencias, número de serie, y nombre del artículo, con el fin de que sean fácilmente ubicados.

Porque un usuario bien informado, es un cliente decidido a comprar, hacer un catálogo de ventas que implique al cliente con tu producto, promoverá que este se lleva a casa uno, dos o más elementos a la venta en ese catálogo que pongas en sus manos.

Es cuestión de organizar y hacer de esta pequeña libreta, un punto de atracción, añadiendo algunos ”ingredientes” que estimulen su lectura. Por ejemplo, el color, es posible que quieras imprimir tu muestra de artículos en blanco y negro; no es mala idea, a muchos clientes les atrae la sobriedad, no obstante, antes de hacerlo, consulta con tu agente de imprenta de confianza, pues nada seduce más que la presentación de diferentes tonalidades, y llamativo colorido a la hora de vender.

De igual forma, debes estudiar la materia prima sobre la cual deseas imprimir, en este sentido podrás decantarte por la cartulina ( siempre duradera, muy rentable y económica) el socorrido y discreto papel offset o tal vez la distinción del papel couche.

Recuerda que debes conquistar, que catálogos hay muchos y que por lo general se trata con un público saturado publicidad, que no duda en descartar una tras otras las ofertas que llegan a su buzón, o pasar con rapidez página a página de otro catálogo que llega a sus manos ” sin penas y sin gloria”.

No quieres que el tuyo sea uno más de esa larga lista de ”ignorados” pues entonces cautiva haciendo un catálogo profesional personalizado, con una estructura definida, y una presentación que se gane al cien por ciento la atención el lector y que esta quiera leerlo desde la primera hoja y hasta la última.

En este sentido, también hay que tomar en cuenta el equilibrio, no por ser más extenso serás más interesante a la vista del lector y de igual forma, no por ser más corto te ahorrarás dinero, e informarás a tus clientes. Busca el equilibrio, lo más habitual es contar con unas 24 páginas, como estándar, no obstante, según sea la cantidad de productos que quieras diseñar este número puede disminuir o aumentar, a discreción.

También te puede interesar...

Artículos populares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *